Genética y prehistoria: muéstrame tus cagarrutas y te diré quien eres

Científicos franceses han conseguido reconstruir el genoma de dos hienas a partir de muestras de coprolitos (heces fosilizadas) recogidas en la gruta Coumere, en Ariege, en Francia. Los científicos determinaron que de todas las muestras, solo dos de ellas se podían utilizar para llegar a reconstruir dicho ADN.

Asumieron ese difícil reto ya que este ADN es muy difícil de explotar, pero gracias a los recientes avances en la genética y en el cálculo informático les ha permitido acumular datos cada vez más precisos y descifrar genomas muy antiguos.

Gracias a esta reconstrucción, también se ha descubierto ADN de ciervos rojos que formaban parte de la dieta de las hienas prehistóricas, demostrando que estas heces son una fuente de información sobre los carnívoros prehistóricos. Gracias a esta reconstrucción, también se ha podido comparar dicho ADN con el ADN de la hiena manchada actual y se ha determinado su estrecha relación con muy pocas diferencias en su ADN

Esta entrada foi publicada en Sen categorizar. Garda o enlace permanente.

Deixa unha resposta